Las cinco misiones del neumático

Jueves, 7 Agosto   

El área de contacto de un neumático con el suelo es muy reducida, similar al tamaño de un sobre postal y, a pesar de ello, debe ser capaz de rodar, soportar el peso del vehículo, transmitir la potencia del motor al suelo y ofrecer un óptimo agarre a la hora de trazar una curva o al realizar una frenada. Además, al ser de goma, también tiene la misión de ayudar a los amortiguadores a absorber pequeñas irregularidades, convirtiéndose en el primer ‘filtro’ de la suspensión.

Su radiografía

1. Banda de rodadura: es la parte que está en contacto con el suelo. En ella se puede observar el dibujo, formado por tacos de goma -dibujo positivo- y por surcos o canales -dibujo negativo-.

2. Hombro: es la parte de goma que está a cada lado de la banda de rodadura.
3. Pared lateral: es el conocido perfil, donde van las siglas que identifican a cada modelo.
4. Cinturones: son los hilos de acero situados bajo la banda de rodadura y que le aportan rigidez.
5. Carcasa: es la estructura básica del neumático. Está formada por capas que pueden estar unidas o no al cinturón. Dependiendo de la carcasa, el neumático será diagonal -no se utiliza- o radial.
6. Alma interior: parte que contiene el aire.
7. Talón: punto donde la goma sella con la llanta.